lunes, 22 de enero de 2007

BLOGS Y POESÍA

(para Intranet de aa2000)
Hay un par de blogs en el mundo de las letras que están dando mucho que hablar. Uno, el proyecto que nació primero de estos dos, es el creado por el poeta Alejandro Méndez. Su idea es muy original y se puso en marcha hace unos meses, cobrando tal difusión que medios masivos como la revista Ñ del diario Clarín, por ejemplo, se ocuparon de entrar allí y comentar sus virtudes. Se llama ":: LAE/LEA :: Las afinidades electivas / Las elecciones afectivas" y su dirección es, para quienes estén interesados: http://www.laseleccionesafectivas.blogspot.com/. El nombre, inspirado en la famosa novela de Goethe "Las afinidades electivas" (1809), logra sintetizar la idea que vincula entre sí a los diferentes poetas que allí figuran. Se comenzó por un primer poeta al que se le pidió que recomendara a otros, contemporáneos, para ser incluidos en el blog, a su vez estos fueron contactados y se les solicitó recomendaciones sobre escritores de su agrado, y así, sucesivamente, las "elecciones afectivas" han ido prosperando como un juego de espejos que podría multiplicarse al infinito. Cada uno de los consultados pasó a formar parte del blog tras haber seleccionado él mismo algunos poemas de su autoría para ser publicados allí, más una breve autobiografía y un arts poética (es decir, una concisa descripción de su visión y relación con la poesía) que se le sugirió redactar para ser subida junto con el resto de su material. De este modo se formó una red interna donde cada autor es una rama de un árbol (paradigma de la modernidad, o rizoma, si se lo quiere pensar desde el post modernismo) de donde se desprenden otras ramas, otros autores; ramas que tienden a reproducirse más y más a medida que el blog se enriquece. Entrar allí nos ofrece un panorama vastísimo sobre la actual poesía argentina. El otro blog del que les voy a hablar es "La infancia del procedimiento", una preciosa intervención cultural de Selva Dipasquale, poeta también. En este caso se ha realizado una selección de escritores de poesía, muchos recomendados por otros incluidos desde el comienzo en el blog. Pero esta relación entre ellos no es lo más característico del proyecto. "La infancia…" pretende mostrarnos lo que Dipasquale llama "la cocina de la escritura", es decir, las intimidades del procedimiento para cada autor, lo que no se ve a la hora de leer una obra, como las bambalinas en el teatro. A cada poeta se le hacen ciertas preguntas, por ejemplo, a qué hora del día escribe, dónde lo hace, si prefiere lugares ruidosos o silenciosos, sombríos o luminosos, qué es para él/ella hacer y leer poesía, y de las contestaciones dadas, Dipasquale realiza una creativa edición que rescata lo esencial del cuestionario. "Infancia" apela, en este caso, al origen de la escritura para cada uno/a, cómo se origina en la práctica cotidiana, cómo nace y crece en el espacio interior de cada poeta. Pero como "infancia" es también la real, se le pide al autor/a una foto de su niñez, que es subida al blog junto al cuestionario y a algunos poemas seleccionados por la editora. La dirección es http://www.lainfanciadelprocedimiento.blogspot.com/ para quienes quieran entrar. No sabemos si es cierto si la poesía se vende o no, si es o no un éxito o un fracaso editorial, pero no caben dudas de que los poetas trabajan incansablemente para difundir su propia obra y la de otros: es innegable su cooperativismo, y tienen ideas muy interesantes para implementarlo. Los poetas, en definitiva, como todos los marginales (en este caso por quedar al margen del gran mercado editorial), desarrollan un ingenio muy particular. Méndez y Dipasquale, resultan representativos de esto. Quizás para ellos el arte, la poesía en este caso, está antes que los individuos que la producen, pero no olvidan que los individuos también importan y que, aún sin dinero, hay que hacer algo por promocionar lo particular de cada uno. Tienen muy claro que para la mayoría de los poetas no hay emecé, ni Planeta, ni Bruguera, ni destinos demasiado pomposos y mediáticos; no, para los poetas hay palabras, hay afectos, hay infancia y por suerte, ¡hay blogs!
PAULA JIMÉNEZ